Arrancó temprano la campaña electoral en Uruguay


Por Jorge Luna

Montevideo, 17 mar (PL) Aunque faltan siete meses para elegir gobierno y más de tres para formalizar en comicios internos los candidatos de los partidos políticos en competencia, ya las ciudades uruguayas están llenas de propaganda.

Todas las colectividades, tanto del gobernante Frente Amplio (FA) como de los opositores partidos Colorado (PC), Nacional (PN) e Independiente (PI), y la agrupación Unidad Popular (UP), invirtieron esfuerzos y recursos en la campaña electoral en marcha pese a la lejanía de los comicios.

Las elecciones presidenciales y parlamentarias se celebrarán el 26 de octubre (con una eventual segunda vuelta el 30 de noviembre si el candidato ganador no obtiene la mayoría absoluta de votos) y el presidente José Mujica entregará el mando el primero de marzo del 2015.

Pero, antes de ese momento, que marcará el color político del próximo gobierno durante cinco años, deben realizarse elecciones internas en todos los partidos el 1 de junio. Es decir, dentro de unos 70 días, se definirán los candidatos presidenciales oficiales.

Casi todas las fuerzas políticas tienen más de un precandidato y sus seguidores se posicionan y movilizan para llegar a esa fecha en las mejores condiciones posibles, de ahí la proliferación de coloridos afiches, carteles, pegatinas y banderolas.

El FA, en el gobierno desde 2005 con el entonces presidente Tabaré Vázquez, de 74 años y luego desde el 2010 con Mujica, tiene, por ejemplo, dos precandidatos: el médico y exmandatario Vázquez, ampliamente favorito dentro y fuera del FA, y la politóloga y senadora Constanza Moreira (54).

Para la designación del candidato a la vicepresidencia, en el FA, se barajan extraoficialmente al menos dos nombres: Lucía Topolansky (69), senadora y esposa del presidente Mujica, y Raúl Sendic, genetista e hijo del fundador del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.

Vázquez dijo esta semana que Topolansky y Sendic son “excelentes compañeros”, pero aclaró que no son los únicos. Aunque no nombró a ninguno, aseguró que “hay otros compañeros”.

El PN y el PC, tradicionales partidos uruguayos, tienen aún demasiados precandidatos, por lo que desarrollarán fuertes campañas mediáticas de aquí hasta junio.

Las agrupaciones menores, como el PI y la UP, postularán respectivamente al sociólogo Pablo Mieres (54) y al historiador Gonzalo Abella (67).

Datos extraoficiales indican que las colectividades políticas invertirán unos cinco millones de dólares en estas campañas proselitistas, tanto para los comicios de junio como para los de octubre.

Una ley aprobada el 2009 fijó el financiamiento de los partidos políticos, estableciendo que cada partido debe rendir cuentas de lo que recauda y gasta en las elecciones nacionales y departamentales, pero no menciona la etapa de las internas.

Aunque no hay precisión en las cifras, trascendió que el precandidato del PN, abogado Luís Lacalle Pou (41), hijo del exmandatario Luís Lacalle, habría juntado un millón 700 mil dólares para su campaña. Su rival dentro del PN, el abogado Jorge Larrañaga (57), invertirá un millón 500 mil dólares.

Uno de los precandidatos del PC, Pedro Bordaberry (54), hijo del exdictador Juan María Bordaberry, gastaría alrededor de un millón de dólares.

Pese a faltar todavía muchas definiciones, la más reciente encuesta, de la firma Radar, aseguró esta semana que el FA sigue encabezando ampliamente la intención de votos de los uruguayos, pero alertó que, por primera vez, la suma de los sufragios del PN y el PC alcanzarían a empatar al FA.

El sondeo precisó que el FA cuenta con un 36 por ciento, frente a un 24 por ciento del PN y un 12 por ciento del PC. Atribuye asimismo un tres por ciento al PI y un uno por ciento a la UP y señala un alto número de “indecisos”.

Adelantada la campaña propagandística de todas las fuerzas, que ya comienza a incluir espacios de radio y televisión, todavía no entró propiamente en un debate de contenidos de fondo, lo cual debe ocurrir entre junio y octubre.

Comentarios con Facebook