Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*¿Tienes Paracaídas?

*Invertir para Otros

*Un Pobre Provocador

Hace unos días retornó la polémica sobre la eficacia de la incipiente reforma educativa que es y ha sido argumento para los mentores buscadores del privilegio de cobrar con el menor esfuerzo posible. Estoy convencido de que, en el fondo de la cuestión, puede encontrarse el disgusto de algunos egresados de las Normales por ser evaluados al grado de insistir en extender la fórmula hasta el presidente de la República; en la misma línea, ¿es razonable que quienes se niegan a demostrar sus conocimientos tengan la autoridad moral para examinar a nuestros hijos o nietos? Los escolapios podrían aducir, siguiendo los burdos razonamientos de los disidentes:

–Está bien eso de los exámenes… pero, primero, ¡que le hagan una prueba al presidente!

De carcajada loca. También manifestamos, desde hace varias semanas, que uno de los nudos asfixiantes de la educación en nuestro país era consecuencia de la ignorancia pública sobre los planteles en funcionamiento y, sobre todo, acerca del número de maestros. Por desgracia, vamos confirmando nuestros temores: cuando menos tenemos, aguijoneando al presupuesto, a más de treinta mil supuestos mentores que acaso no pasaron por las aulas ni como estudiantes pero sí fueron muy hábiles para “colarse” en el sindicato, o en la coordinadora, de maestros gracias a “palancas” mejores que las usadas para las obras públicas…casi inexistentes.

Lo que no se dice es cuál va a ser el destino de los llamados “paracaidistas”, quienes reciben emolumentos como profesores sin haberse parado nunca en un salón de clases, sino únicamente se señala un número inicial para cuadrar las cifras y explicar las razones de la recién aprobada y promulgada reforma. Por ejemplo, ¿entre quienes han ocupado el zócalo y el Monumento a la Revolución, cuántos son maestros de verdad y no simples agitadores o acompañantes a sueldo provenientes del occidente del país en donde la industria de las marchas sirve para suplir la ausencia de ingresos legítimos? Esta sería la controversia, una de ellas cuando menos, sobre el espinoso tema que ha dado lugar a una demostración fehaciente de la incapacidad gubernamental para dialogar e informar correctamente de las cosas, no a posteriori sino antes de que las hogueras se enciendan.

Además, al fin, se sabe, o se asegura saber por parte de la negligente Secretaría de Educación Pública, que se cuenta con 207 mil 682 escuelas a lo largo de la República. Pero se abstiene el gobierno de informar cuántas de éstas, como aseveran los mentores con razón, están en estado ruinoso o carecen de instalaciones básicas, como baños o patios de recreo, además de contar con aulas en estado de alto riesgo, con paredes cuarteadas y húmedas o sencillamente inservibles… lo que obliga a los niños a tomar sus clases afuera de las mismas. ¿Por qué tal oscuridad promovida por la demagogia y la corrupción de algunos gobernadores y de los mandatarios federales, el actual y sus nefastos predecesores?

Lo que angustia, de verdad, es la baja en cuanto a la competitividad académica de los mexicanos ante quienes se forman en otros países. La educación superior privada está fuera del alcance de la mayor parte de cuantos desean acceder a ella porque las instancias públicas son muy deficitarias. De hecho, más allá de las “buenas relaciones públicas” del Rector de la Universidad Nacional, José Narro Robles, ¿ha mejorado esta casa de estudios desde su llegada o, al contrario, ha seguido los pasos de su predecesor, Juan Ramón de la Fuente –quien le debe su carrera a su padre, del mismo nombre, quien fue el psiquiatra de cabecera de la señora Nilda Patricia Velasco de Zedillo consumida por el alcoholo-, ávido de convertirse en figura política creyendo posible escalar la montaña sin los arreos del conocimiento y de las dificultades por atender; y así espera ser llamado a unificar candidaturas, sea en la izquierda o la derecha, ambiguamente, para asaltar el Palacio Nacional como lo hizo el aprendiz de dictador, Alberto Fujimori en Perú.

¿Van a volar, al fin, los paracaidistas?¿O seguirán siendo el refuerzo indispensable para la alquimia comicial cada que llegan los tiempos electorales? De ello presumía la falsa “maestra”, Elba Esther Gordillo –quien, hasta hoy, recluida, no ha sido capaz de develar el misterio sobre la Normal en donde supuestamente estudió-, para ganar posiciones, adeptos y canonjías dentro de la burbuja del poder. Todavía hoy, hasta en la cárcel, goza de pre3rrogativas inalcanzables para los reos comunes y, además, si bien no ha sido defendida por su gremio tampoco ha sido cuestionada o denunciada por el mismo. Pervive el miedo a la brujería satánica que refleja la mirada de la “novia de Chucky”. Es curioso: a la hora d su detención, en febrero de 2013, hace ya más de un año, quienes salieron a las calles a sumarse a favor de las posiciones asumidas por ésta… fueron sus adversarios de la CNTE. Por paradojas jamás paramos en México.

Con tales renglones torcidos, ¿cómo podemos estar tranquilos ante la perspectiva futura? No falta mucho para que lleguemos a los extremos de España, para muchos una especie de paraíso en todos los renglones cuando no lo es, en donde los maestros atemorizados –por los excesos jurídicos que blindan a los menores sobre cualquier reacción de sus mentores para corregirlos-, han solicitado que, cuando menos, sus alumnos no les hablen de “tú” para evitar con ello una lesión a su autoridad ante un conjunto de muchachos enfebrecidos por los juegos de moda, vi9olentos en su mayor parte, dentro de un mundo cibernético al que nos cuesta adentrarnos a los adultos. ¿Cuántas veces hemos constatado que los chicos y los jóvenes se pierden en sus aparatos cibernéticos, desatendiéndose de su entorno hasta cuando pasean como turistas ante la Basílica de San Pedro, la Torre Eiffel o la Puerta del Sol, en Roma, París y Madrid?

En alguna ocasión, no muy lejana, los jóvenes universitarios quienes me habían invitado a darles una plática, casi me exigieron cenar después con ellos obligándome a cancelar un compromiso con mis amigos del lugar, incluso una pareja de compadres míos a la que tengo en muy alta estima. ¿Y qué sucedió? Pues, cuando nos sentamos a la mesa, los universitarios apenas dialogaban conmigo, interesados en el constantes timbrar de sus “I-Phones” para celebrar conversaciones insulsas sobre temas tan triviales como en dónde estaba tal y cual amigo para hacer planes para más tarde, impacientes. No soporté mucho y me levanté recomendándoles un poco más de educación. No sé como lo tomarían pero, por sus gestos, casi podría desprender la condena hacia un “anciano decrépito” incapaz de “modernizarse”. ¿Vamos bien en este derrotero?

Pero, eso sí, cuando alguien propone poner ciertas barreras y normas al mundo cibernético los internautas considerar que con ello se violenta el mundo de libertad que linda en la vieja filosofía del anarquismo, esto es sin reconocer normas más que las de las propias conciencias, una fórmula que podría ser efectiva si las tuvieran. Por ello, claro, es menester, de una vez por todas, asegurar una mejor educación en la que los instrumentos actuales sirvan para algo más que jugar a la violencia o intercomunicarse con frívolas tonterías usando los satélites para ello. Luego, claro, nadie podrá separar el mundo ficticio y subliminal de la realidad.

A veces me pregunto si el señor peña nieto será el primer presidente fruto de esta generación de robots simulados y de computadoras pensantes que convierten en intrascendente, inútil diríamos, hasta pensar y ponderar, como seres racionales y no manipulados por las máquinas, en los horizontes por venir… siquiera para prepararnos, a tiempo, de las crisis que están por llegar. Fíjense: el doctor Agustín Carstens Carstens, gobernador del Banco de México, es tan mentiroso como voluminoso. Nos dice que aún vivimos los efectos de la crisis recesiva mundial cuando México ha sido el rescatador de España en su coyuntura severa ante la Unión Europea por los excesos demagógicos de sus gobiernos. Sí, ahora puede hablarse de una real conquista, dentro del hemisferio financiero, y no como la de hace casi 500 años cuando los guerreros, en su mayor parte de Extremadura, pasaron por encima de los pueblos de Mesoamérica, mintiéndoles a sus aliados indígenas para que se desquitaran de los abusos del imperio azteca y aplastando a éste con el terrible cañonazo de la viruela importada por ellos. Pero México, como tal, emancipado en 1821, pese a invasiones de franceses y estadounidenses, incluso de españoles, jamás ha caído… salvo en los lindes tenebrosos de la economía.

Debate

Bueno, la verdad es que este columnista siempre estará al lado de quienes alzan sus voces para exigir un precepto moral incuestionable: el derecho a la igualdad entre los seres humanos. Podrá sonar a demagogia, pero mi trabajo, a través de cuatro décadas, es bastante congruente aun cuando he debido rectificar al precipitarme, en ocasiones, en algún juicio. Pero nunca me quedo, por soberbia como tantos otros, con ninguna mentira o percepción errónea.

Por ello me atrevo a sugerir que el gobierno, a menos que tienda hacia la dictadura simulada o la autocracia con sufragios para camuflarla, NO tiene derecho alguno a proponer que las “empresas” consideradas de manera discrecional “preponderantes” –esto es desde el punto de vista de una elite de personajes públicos con deseos de vasallaje-, estén obligadas a invertir para beneficio de sus competidores. Esto es, como quiera verse, absurdo por los cuatro costados. Curiosamente, tras la aparente guerra entre el grupo Carso y Televisa, ambas entidades han decidido ampararse contra la ley de Telecomunicaciones y su órgano regulador, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFETEL), por considerar que han extremado sus funciones.

Y es por demás curioso que TV Azteca y el privilegiado Ricardo Salinas Pliego, quien ganó el concurso por TV Azteca bajo el salinato y gracias a un jugoso préstamo, por diez millones de dólares, entregado por raúl salinas de gortari –cuando menos, extendamos sobre él la sanción social, haciéndole sentir nuestra repulsa donde sea visto este sujeto, uno de los involucrados en los magnicidios de 1994-, no se molesten siquiera en reaccionar; les viene bien la reforma de marras. Por algo fueron cómplices de los fox, ella y él naturalmente, y del pobre calderón, ahora muy rico, y quieren continuar en la misma red de entendimientos con los gobiernos integrados por elementos deseosos de convertirse en socios de algunos consorcios intocables.

A ver si alguien se atreve a desmentirme.

La Anécdota

En Mexicali, un individuo con morral en el que no había libros, y ropajes urbanos, pretendió crucificarme aduciendo que sólo Andrés Manuel López Obrador y mi padre, Don Carlos Loret de Mola Mediz, se habían atrevido a hablar con la verdad. De mí dijo, y así lo cuestionó, que sólo escribía novelas obviando los nombres de los personajes de la vida política, luego de haber hecho comentarios poco prudentes sobre mi hijo, Carlos. Comencé a responderle:

–Cuando escribí “Presidente Interino” –en 1993-, la novela, en prospectiva, anunciaba la posibilidad de un crimen contra el candidato oficial. Era un paso adelante para ejercer la crítica en un ámbito en donde nadie se atrevía a cuestionar y exhibir las truculencias del poder omnímodo.

El sujeto dio vuelta y, dándome la espalda, se alejó del lugar. Le conminé a permanecer hasta que terminara mi respuesta y no lo hizo alegando ser “un hombre libre”, esto es reacio a aceptar las opiniones de los demás. Esta es, precisamente, la intolerancia que no podemos ni debemos tolerar. El auditorio, por fortuna, así lo entendió y, por ello, le doy las gracias por asimilar cuanto le dije al sujeto aquel, sin ningún exabrupto grosero.

– – – – – – – – – – – – – – – –

Web: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

NO CAIGAMOS EN MANIQUEÍSMOS EXTREMOS. NI TODO ESTÁ BIEN NI TODO ESTÁ MAL. RESCATEMOS LO POSITIVO, CUANDO PODAMOS, SIQUIERA PARA NO PERDER LA ESPERANZA EN UN NUEVO MÉXICO CON UNA CLASE POLÍTICA NO CÓMPLICE. ¿CUÁNTOS LEGISLADORES HAN SIDO MOTIVO DE COMPRAVENTA POR PARTE DE LOS GRANDES CONSORCIOS O PARA ASEGURAR CARRERAS HACIA OTROS CARGOS RELEVANTES A COSTA DE REVERENCIAR AL PRESIDENCIALISMO AUTORITARIO? REFLEXIONEMOS SOBRE ELLO PERO SIN PERDER LOS HILOS CONDUCTORES DE LA REALIDAD.

Comentarios con Facebook