Tropas especiales ucranianas liberan administración en Járkov

Járkov

Kiev, 8 abr (PL) Tropas especiales ucranianas tomaron hoy la administración regional en la ciudad oriental de Járkov y desalojaron a grupos de protestantes que ocupaban ese edificio, durante una operación en la que fueron detenidos unos 70 opositores al régimen impuesto en Kiev.

Según declaró a la prensa el jefe de gobierno Igor Baluga, nombrado por las autoridades golpistas de Kiev, la instalación gubernamental había sido tomada por agentes de seguridad y combatientes de las agrupaciones de interior.

Dijo Baluga que la administración reanudará el trabajo y que la llamada operación antiterrorista continuará en la ciudad del sureste ucraniano.

El autodesignado presidente interino Alexander Turchinov decretó anoche el envío adicional de fuerzas a las regiones de Járkov, Luganks y Donetsk para sofocar la rebeldía de sus pobladores que no reconocen al gobierno instalado en Kiev el 22 de febrero, tras el golpe de Estado anticonstitucional.

La movilización de tropas de interior, miembros de la Guardia Nacional y de los comandos especiales se produjo al calor de la declaración de un grupo de diputados alternativos sobre la creación de una república soberana y popular de Járkov, tras Donetsk, y la convocatoria de un referendo para mayo.

En Moscú, la cancillería denunció anoche la implicación en la operación antiterrorista en territorio ucraniano de unos 150 mercenarios estadounidenses de la empresa privada Greystone, disfrazados de combatientes de las agrupaciones especiales Sokol.

El ministro de Interior Arsén Avakov escribió este martes en su blog de Facebook que la operación había comenzado y el centro de la ciudad estaba cerrado, y el transporte subterráneo paralizado.

Agregó que las divisiones de tropas especiales “están listas para solucionar todas las tareas operativas, sin tomar en cuenta las peculiaridades locales”. Aseguró el titular que el operativo se realizaba sin armas. Varios medios de prensa y testigos confirmaron que los militares custodian el edificio de la administración de Járkov con fusiles automáticos Kalashnikov, y que la policía dispersó a la fuerza a los manifestantes con granadas aturdidoras y chorros de agua.

Asimismo, a la entrada de la sede permanecen decenas de agentes especiales armados en uniforme negro, sin identificación, y con máscaras.

Los ánimos de protesta en el este y sur de Ucrania se incrementaron el fin de semana reciente, en una reacción en cadena de manifestaciones simultáneas en Járkov, Lugansk y en Donetsk, y la toma de las sedes del servicio de Seguridad regional por los manifestantes.

Unido a los reclamos de referendo para una federalización, otros sectores sobre todo en Járkov y Donetsk son proclives a la adhesión a Rusia.

Se conoció, de otro lado, que un grupo de manifestantes intentó esta madrugada ingresar en el edificio de la administración en la ciudad de Nikolaev, pero fue impedido por un cordón de unos 50 agentes policiales.

Durante la noche del lunes, unos 300 activistas se congregaron en la principal plaza de esa urbe y llamaron al pueblo a sumarse a la ola de protestas contra los golpistas de Kiev, y a la policía ponerse al lado del pueblo.

Comentarios con Facebook