Las dos caras de Venezuela

bandera venezuela
Por Ana Laura Arbesú

Caracas (PL) La Venezuela que construye y entrega viviendas a los de menos recursos y potencia disímiles programas sociales, enfrenta en la actualidad una oposición aferrada a revertir los 15 años de revolución bolivariana.

Estas son las dos caras de Venezuela, las vemos todos los días; una es la del mundo del trabajo, que cree en la patria que soñamos todos, un país de bien y de paz, reflexionó el presidente Nicolás Maduro, reunido con gobernadores y alcaldes.

Por otro lado está la cara que intenta mostrar los grandes medios de comunicación, una Venezuela que se fue por el camino del atajo, de la emboscada, el camino de la minoría, destacó.

Desde que iniciaron las manifestaciones violentas por grupos opositores hemos denunciado sus pretensiones, de llevar el país al caos, a las calles, para imponer un gobierno de extrema derecha que acabe con los derechos institucionales, explicó.

De las dos caras, insistió, queremos la de la paz, de conciencia de trabajo, la que se dedica a formar valores de solidaridad colectiva, añadió.

Todos los días trabajamos por llevar adelante el sueño del fallecido presidente Hugo Chávez, que es el sueño de la mayoría, el del avance de nuestro país, resaltó.

A punto de cumplirse dos meses del inicio -el 12 de febrero- de las primeras manifestaciones de la derecha destinadas a desestabilizar la nación, en la actualidad se visualiza una nueva escalada en los planes de la oposición.

La insistencia en las conocidas barricadas, las obstrucciones de vías y accesos para generar malestar y desarrollar allí acciones violentas se convirtieron ahora en el asedio a sitios puntuales, como la arremetida el 1 de abril contra la sede del ministerio de Vivienda y Hábitat, en cuyo edificio se encuentra una guardería.

Dos niños aún presentes en el sitio en el momento de la agresión fueron socorridos por bomberos y necesitaron además asistencia de oxígeno.

El ministro del ramo, Ricardo Molina, repudió los hechos y lo calificó como un acto de desesperación de la derecha que se convierte en terrorismo, en tanto rebatió otro suceso paralelo que se generó en las redes sociales.

Enseguida comenzó a circular por Twitter la imagen de una trabajadora del centro, que huía del incendio junto a su pequeño hijo, explicó Molina.

Las redes sociales exponen a esta trabajadora, pero no huyendo del fuego provocado por la agresión de los grupos de derecha, sino, según los usuarios de Twitter, de los gases lacrimógenos que dispersaban una manifestación, detalló.

Una vez más denuncio la manipulación de las redes sociales sobre la situación del país, que desde el primer momento de los hechos comenzaron a tergiversar la información, destacó. A la altura de los acontecimientos, ya se despejan incógnitas y se vislumbran las primeras hipótesis.

El propio Maduro mostró, a Venezuela y el mundo, fotografías de tres narcotraficantes capturados, dos de ellos colombianos, que dirigían manifestaciones violentas en los estados de Barinas y Táchira, este último fronterizo con Colombia.

Denunciamos a estas bandas, están dirigiendo y planificando los planes para violentar los estados de Táchira, Mérida, Zulia y Barinas, insistió el mandatario sobre la zona más occidental del país, la llamada Media Luna venezolana.

De hecho, el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez, reveló que en las indagaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas se pudo demostrar la asociación del expresidente colombiano Álvaro Uribe, quien financia las acciones de Voluntad Popular, partido de la derecha.

En las declaraciones, detalló, los capturados explicaron además que sus acciones son pagadas cada semana a cinco mil bolívares (793 dólares). Los convierten en mercenarios, subrayó Rodríguez.

Mientras, el gobierno liderado por Maduro trabaja por la continuidad del proyecto bolivariano.

Cientos de venezolanos reciben cada semana sus nuevas casas como parte del programa habitacional del país, que ya ha beneficiado a 556 mil familias, según cifras oficiales.

A la par, se trabaja en el gobierno de calle, el modelo de gestión presidencial que llega a las comunidades para conocer de cerca la situación de cada sitio.

Pero además se inauguran nuevas plantas productivas y son aprobados recursos para proyectos de vialidad agrícola y rural en diferentes estados del país, así como otros destinados al desarrollo de las localidades, entre los más recientes destinados a elevar la productividad de la nación y lograr la soberanía alimentaria.

También, según anunció el presidente, durante el mes de abril se entregarán más de 600 obras en todo el país. Abril de inauguraciones, tenemos que entregarle al pueblo las obras pendientes, exhortó al gabinete ministerial.

Comentarios con Facebook