Nuevo grupo quiere frenar violencia armada en EE.UU.

mike-bloomberg-ive-earned-my-place-in-heaven--its-not-even-close

Washington, 17 abr (PL) Un nuevo grupo para hacer frente al espiral de violencia armada en Estados Unidos fue anunciado en Nueva York por iniciativa del exalcalde de esa ciudad Michael Bloomberg.
Everytown for Gun Safety pretende ampliar la revisión de antecedentes de los compradores de armas a nivel estatal y nacional, especialmente en 15 estados de la Unión.
Para Bloomberg, defensor del endurecimiento de las leyes contra esos letales artefactos, eso es lo que quiere el público estadounidense.
De hecho, el exedil aportó casi 14 millones de dólares en contribuciones electorales a los candidatos partidarios de mayores controles de armas en los comicios de 2012.
Reseñas de medios digitales destacan que Lisa Wheeler-Brown, una madre de Florida que se unió al grupo, expresó que alguien asesinó a su hijo con un arma ilegal, “así que haré todo lo que pueda para evitar que otra madre pierda a su hijo por la violencia armada”.
Mientras el alcalde de Seattle, Ed Murray, aseguró que la violencia armada mata a 86 estadounidenses por día. “Sucede en todas partes. En grandes ciudades, pequeñas poblaciones, en nuestras calles, escuelas, centros comerciales y lugares de culto”.
Actualmente el control de esos medios es un polémico debate a nivel nacional, donde el derecho a portarlas está garantizado por la Constitución.
Una poderosa agrupación, la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), se opone a cualquier intento por restringir las armas de fuego tomando como base lo estipulado en la carta magna.
El presidente Barack Obama, por su parte, propuso ampliar la revisión de antecedentes, que se prohíban los fusiles tipo militar y limitar la capacidad de los cargadores.
Pero la iniciativa sucumbió en el Congreso, ante la oposición de los republicanos e incluso de demócratas temerosos en año de elecciones de medio término.
El tema de la violencia con armas de fuego escaló en este país a niveles insospechados, al punto que el propio Obama la calificó de epidemia nacional y pidió evitar que los tiroteos sean una rutina.
Datos oficiales revelan que el índice de muertes por armas de fuego en Estados Unidos es 10 veces superior a cualquier otro país desarrollado.
En los últimos tiempos, la sociedad estadounidense ha sido conmocionada por masacres como la de Tucson (Arizona, 2011, seis muertes), la de un cine de Aurora (Colorado, 2012, 12 fallecidos) y el asesinato de una veintena de niños de primaria en diciembre de 2012 en Newtown, Connecticut.

Comentarios con Facebook