Parlamento libanés sigue en busca de presidente, ahora más polarizado

El parlamento libanés

Beirut, 30 abr (PL) El parlamento libanés intenta elegir hoy al presidente del país en un ambiente de hondos antagonismos y reprobaciones entre los principales bloques políticos, lo cual aleja nuevamente la posibilidad de éxito en esta segunda ronda.
Los afiliados al bloque 14 de Marzo, que lidera el Movimiento Futuro del exprimer ministro Saad Hariri, muestran cohesión en torno a la postulación del jefe del partido Fuerzas Libanesas (FL), Samir Geagea, un controversial político al que se le atribuyen crímenes durante la guerra civil (1975-1990).
Por su lado, la coalición 8 de Marzo, que encabeza el movimiento de resistencia chiita Hizbulah (Partido de Dios), volvió a asistir decidida a vetar la elección de Geagea y sin revelar su candidato, pese a emplazamientos de sus adversarios para que presentara nombre y programa de gobierno.
El también conocido como partido de la Resistencia, por su rol frente a las amenazas de agresión israelí contra El Líbano, descartó avalar a cualquier presidente enemistado con sus posiciones o que abogue por desarmarlo.
Aunque analistas prevén que Hizbulah y sus seguidores podrían nominar al general retirado Michel Aoun para abortar las pretensiones del líder de FL, el diputado de la bancada Futuro Ammar Houri consideró que el jefe del bloque Cambio y Reforma no es un candidato de consenso para la presidencia.
Aoun, también cristiano maronita como todo el que aspire a ser primer mandatario libanés, es afín al 8 de Marzo, y según el también legislador de Futuro Nabil De Freige, esa filiación y su historia “llena de enfrentamientos con sus rivales políticos” lo invalidan para el puesto.
Dentro del bloque de Hizbulah, el parlamentario Sleiman Franjieh, líder del movimiento Marada, dijo estar “listo” para contender por la presidencia en esta segunda vuelta, si el 8 de Marzo deseara un nominado.
En declaraciones al canal televisivo Al-Jadeed, Franjieh defendió se elija un jefe de Estado “fuerte”, anhelo que desde un polo político opuesto expresó el expresidente y jefe del partido Kataeb, Amine Gemayel, alegando deseo de unidad y seguridad nacionales sin interferencias foráneas.
Los rivales de Hizbulah acusaron al movimiento chiita y sus aliados de acudir a la ronda de este miércoles “a la espera de una contraseña desde afuera” -en alusión implícita a Irán- para extender hasta el límite el plazo constitucional para elegir presidente, lo cual implicaría una crisis.    Al respecto, el primer ministro Tammam Salam opinó que un vacío presidencial, si los diputados carecen de acuerdo antes de expirar el 25 de mayo el mandato de Michel Sleiman, sería “el trago más amargo que (los libaneses) no deberíamos beber”.

Comentarios con Facebook