FAO reconoce a naciones por cumplir meta de reducir el hambre

UNO FAO

Santiago de Chile, 8 may (PL) La XXIII Conferencia Regional de la FAO continúa hoy con un reconocimiento a Chile, Argentina, Barbados, Cuba, República Dominicana y Venezuela, por cumplir la meta de reducir a más de la mitad la cantidad de subalimentados.
Esas naciones alcanzaron ese reto con dos años de antelación de lo fijado por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000-2015), mérito que ostentan 16 de los 33 países de América Latina y el Caribe.
La víspera, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó en la inauguración de la cita que el hambre es la expresión más brutal de la desigualdad y que junto a la FAO y Naciones Unidas, es posible reducirla y avanzar hacia su eliminación definitiva.
El director general de la Organización Mundial para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, ha reiterado que Latinoamérica es la región que más ha avanzado en la superación de la subalimentación en los últimos 20 años.
Previo a la Conferencia, que se desarrolla hasta el viernes en la capital chilena, resaltó la importancia de la voluntad política de los gobiernos en los avances de estos objetivos.
También dijo que ese logro es posible por estrategias como la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre, la II Cumbre de Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, o la Ley Marco de Derecho a la Alimentación, Seguridad Alimentaria y Soberanía Alimentaría del Parlamento Latinoamericano.
Señaló que, como promedio, cada año un millón de personas dejó de sufrir hambre en la región, por lo que existen razones para estar optimistas por el camino recorrido.
No obstante, consideró, es necesario intensificar los esfuerzos con el fin de dar una respuesta pronta a los 47 millones de latinoamericanos y caribeños que aún sufren la subalimentación.
América Latina y el Caribe cuenta con todas las condiciones para erradicar el hambre: dispone de los alimentos, conocimientos técnicos y recursos financieros necesarios, y más importante aún, de la voluntad política de los gobiernos y de las sociedades para acabar con este grave problema, afirmó.

Comentarios con Facebook