Preocupan indefiniciones sobre conferencia indígena de ONU

indijenas

Naciones Unidas, 22 may (PL) Líderes originarios manifestaron hoy aquí sus preocupaciones ante las dificultades que amenazan la celebración y el éxito de la Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas, convocada por la Asamblea General de la ONU para septiembre próximo.
Representantes de comunidades aborígenes que participan en la XIII Sesión del Foro Permanente de Naciones Unidas para Asuntos Indígenas, que concluye mañana tras dos semanas de debates, instaron al presidente de la Asamblea General, John Ashe, a despejar el camino para la realización de la Conferencia.
Estamos muy preocupados, porque necesitamos que los delegados al Foro no regresen mañana a sus países sin tener toda la claridad sobre ese importante evento, declaró a periodistas la nicaragüense Mirna Cunningham, del grupo étnico Miskito.
La activista explicó que el pasado lunes los originarios recibieron una propuesta de Ashe, pero faltan las acciones concretas para superar indefiniciones y obstáculos, entre ellos las objeciones de algunos estados miembros de la ONU de cara al encuentro mundial del 22 y 23 de septiembre.
Según Cunningham, Bangladesh, India y Rusia expusieron sus dudas, mientras el bloque de países africanos aún no se ha pronunciado.
“Los indígenas estamos listos para la Conferencia, porque es importante definir el futuro y un plan de acciones derivado de la misma para garantizar el respeto a nuestros derechos”, acotó.
La líder del pueblo miskito, estimó que ese foro permitirá además analizar la inclusión de las necesidades y reclamos de las comunidades autóctonas en la agenda post-2015 de desarrollo sostenible, la cual sustituirá a los Objetivos del Milenio.
Esperamos un acuerdo y que toda esta situación se resuelva, reiteró.
Por su parte, Edward John, gran jefe de la nación Tl’azt’en, ubicada en la provincia canadiense de Columbia Británica, pidió al Presidente de la Asamblea General de la ONU acelerar las gestiones para cumplir con la resolución de ese órgano, que en 2012 convocó a la Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas.
Ese evento es clave para los derechos de los originarios, y queda poco tiempo de aquí a septiembre para garantizar su éxito, alertó.
Hace dos días, la portavoz de la Asamblea, Afaf Konja, afirmó que el foro se celebrará en la fecha prevista.
Solo los estados miembros pueden cambiar la fecha o suspenderla, dijo en declaraciones a la prensa la vocera, quien manifestó expectativas de que el mapa de trabajo presentado el lunes por Ashe ponga fin a las dudas e inconvenientes.
De acuerdo con Konja, la iniciativa fue puesta a disposición de los estados miembros de Naciones Unidas y de las comunidades indígenas, en aras de considerar sus criterios e ideas.
A partir de ese proceso, se elaborará un borrador inicial de la declaración de la Conferencia, el cual volverá a circular entre los estados miembros y los pueblos autóctonos, explicó.
La vocera precisó que ese texto será el punto de partida para las negociaciones del pronunciamiento final del evento, convocado para compartir las perspectivas y las mejores prácticas en la materialización de los derechos de los aborígenes, en sintonía con la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, de 2007.

Comentarios con Facebook