Posibles avances en camino hacia solución crisis en península coreana

Beijing, 22 jun (ULAN-PL) Varios indicios sugieren hoy la posibilidad de un avance en el camino hacia la solución de las divergencias entre las dos partes de la península coreana, luego de diversas propuestas de Norcorea encaminadas a ese fin, según especialistas en Beijing.

Las invitación primero de celebrar un encuentro con Surcorea para la reanudación de las operaciones en el complejo industrial de Kaesong, el único proyecto conjunto, y después la propuesta de sostener intercambios de alto nivel con Estados Unidos dan un nuevo cariz a la situación.

Aunque la prevista reunión entre ministros del norte y sur de Corea fracasó cuando Seúl decidió rebajar el nivel de su representación a esos contactos, una acción que la RPDC consideró una falta de respeto, al menos funcionarios de las dos partes sostuvieron un encuentro previo en Panmunjon.

A cambio de la aceptación por parte de Seúl, la RPDC reanudó la línea de conexión con Surcorea en Panmunjon, que había suspendido en represalia a las continuadas maniobras militares entre fuerzas surcoreanas y de Estados Unidos con el uso de modernos medios capaces de portar bombas nucleares.

Otros aspectos que frustraron ese encuentro parecen estar relacionados con el contenido de la agenda, que incluía la sugerencia de la RPDC de celebrar actos comunes por los aniversarios de las dos Declaraciones Conjuntas suscritas el 15 de junio de 2000 y el 4 de julio de 1972.

Al parecer ese no es un tema que interesa a Seúl, que por su parte insistió en abordar numerosos asuntos humanitarios, lo cual había aceptado Pyongyang.

Los continuados enfrentamientos verbales, réplicas y contrarréplicas entre la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y Surcorea provocaron la peor crisis en años recientes, y los temores en la región de un eventual enfrentamiento bélico.

China, que ha llamado a las dos partes a la calma y la cordura y advirtió que no permitiría una guerra a sus puertas, prosiguió sus llamados a la paz en esta región y al reinicio de las negociaciones a seis bandas (China, Rusia, Estados Unidos, Japón, RPDC y Surcorea) para la desnuclearización de la península y mantener la paz y estabilidad en esa región.

Al respecto, la vocera Hua Chunying comentó el viernes en Beijing la necesidad de reanudar esos encuentros, luego que el primer vice canciller de la RPDC, Kim Kye Gwan, afirmara en la capital china que su país está listo para cualquier tipo de conversaciones, incluyendo las de a seis bandas.

A juicio de la portavoz, los actuales signos de distensión en la península coreana no han llegado con facilidad y las partes involucradas deben continuar sus contactos y diálogos, ampliar la confianza mutua y mejorar las relaciones para solucionar los problemas pendientes.

En ese sentido, Hua reiteró que China está dispuesta a trabajar con todos los integrantes del grupo para reanudar las conversaciones -suspendidas desde 2008- “e implementar el espíritu de la Declaración Conjunta del 19 de septiembre de forma integral y balanceada”.

También ayer, el ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, recibió a Kim, con quien intercambió criterios acerca de la actual situación en la península coreana y el reinicio de las conversaciones a seis bandas, en un diálogo calificado de beneficioso y constructivo en una nota de prensa.

La crisis en la península se inició a fines del pasado año con la puesta en órbita por la RPDC de un satélite a bordo de un cohete de fabricación nacional y la realización en febrero último de la tercera prueba nuclear de esa nación, en desacato a resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Las renovadas sanciones de ese organismo mundial en contra de Pyongyang y los extendidos ensayos militares Surcorea-EE.UU, interpretados por la RPDC como una prueba para un probable golpe atómico contra ese país, ocasionaron más represalias de Norcorea.

Entre ellas estuvo la suspensión de los trabajos en el complejo industrial de Kaesong, la retirada de su representación de Panmunjon y la eliminación de la única línea telefónica de contacto entre las dos partes de la península.

Comentarios con Facebook