El 82 % de capitalinos no asiste a actividades artísticas

artistiadaN22
CIUDAD DE MÉXICO, México, (N22)
En el Distrito Federal, 8 de cada 10 habitantes no han asistido a un recinto cultural y el 82.1 por ciento de la población de la Ciudad de México no realiza ninguna actividad artística y cultural en su comunidad, según el Programa General de Desarrollo (PGD) 2013-2018 del Gobierno del Distrito Federal, en el que se resalta la  poca visibilidad de la dimensión cultural como componente de desarrollo y bienestar de la población de la capital del país.
El documento señala que si se toma como referente una población total de cerca de 9 millones de habitantes en el Distrito Federal, y que la instancia responsable del gobierno capitalino en cuanto a política cultural, cuenta únicamente con 4 por ciento del total de la infraestructura cultural en la ciudad (cinco museos, un salón de cabildos, tres salas de teatro, dos foros, tres centros culturales y cuatro fábricas de arte y oficios, “resulta poco probable que dicha instancia logre cubrir el 100 por ciento de la demanda”.
De acuerdo con el Sistema de Información de la Secretaria de Cultura, en los 18 recintos culturales del Gobierno del Distrito Federal se atiende un promedio de 183 personas por día  durante el año, es decir que impacta en 5.97 por ciento de la población de la capital de la República y su zona metropolitana, considerando una variación porcentual de 4 por ciento de quien asiste más de una vez.
De acuerdo a lo anterior, el PGD estima que la insuficiente participación y acceso de la población a los bienes y servicios culturales es multifactorial: desconocimiento sobre las actividades artísticas y culturales que se ofrecen en la ciudad, falta de tiempo, ausencia de educación artística y estética, poco o nula iniciación cultural y razones económicas. Teniendo como resultado la ausencia de vinculación de los programas de cultura con los de salud, medio ambiente, educación y economía, y la insuficiente promoción de valores como la solidaridad, el trabajo colectivo, la defensa de los intereses comunes y la preservación de la identidad local y nacional.
Ante esto el gobierno de Miguel Ángel Mancera y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal han marcado una estrategia que descansa en varios ejes, tales como tener mayor presencia de la cultura en lugares marginados, dotar a las instituciones culturales de una estructura que les permita funcionar y privilegiar a la comunidad cultural con mayores estímulos y espacios de participación.
También “se debe de promover fortalecimiento e impulso de proyectos de carácter transversal, como la incorporación de la Agenda 21 de la Cultura en todas las políticas públicas locales y aportar proyectos para la cohesión social; la defensa de la diversidad y fomento de la tolerancia; generación de riqueza y fomento de empleo creativo; eliminación de desigualdades y acceso a las nuevas tecnologías”, se indica en el Programa General de Desarrollo cuya vigencia será hasta el 2018.
El presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF, Manuel Granados, comentó que “el poder Legislativo, junto con el gobierno de Miguel Ángel Mancera, tiene el compromiso de trabajar con la convicción de que el desarrollo de la ciudad está ligado a políticas públicas que a su vez deben garantizar mayor bienestar de la sociedad, la plena expansión de su cultura, el fortalecimiento de los derechos humanos y la regeneración del tejido social, así como una cooperación que visibilice a escala internacional el liderazgo de la capital del país en la Agenda 21 de la Cultura”.
Además agregó que “la cultura representa a su vez un campo de inversión y de innovación que puede, bajo un ecosistema sustentable, contribuir al bienestar, a la generación de empleos y al fortalecimiento de una economía creativa, especialmente, especialmente en campos como las artes escénicas y visuales, el diseño, los proyectos vinculados a la tecnología y a la producción de contenidos para la industria audiovisual y cinematográfica, esto implica asumir un vinculo con el bienestar, sin perder su sentido ni caer en una rentabilización a toda costa”.
Concluyó que “el Programa General de Desarrollo tiene la certeza de que la vida cultural puede contribuir a la salud pública, a la convivencia en la diversidad y a la prevención social y protección ciudadana.

Comentarios con Facebook