LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Represores deberían estar en cárceles comunes, opina mayoría en Chile

sebastian piñera y las huellas de la dictadura de pinochet

Santiago de Chile, 8 oct (PL) La gran mayoría de los chilenos estima que los militares sancionados por violaciones a los derechos humanos deberían estar en cárceles comunes, en lugar de penales exclusivos, indica una encuesta difundida hoy.

La consulta, realizada por Radio Cooperativa, la consultora Imaginacción y la Universidad Central, arrojó que el 75,4 por ciento de los entrevistados piensa que los represores sancionados deben cumplir sus penas en cárceles públicas, y no en sitios como el exclusivo penal de Punta Peuco, donde está recluido más de medio centenar de exagentes de la dictadura de Augusto Pinochet.

Sólo el 23,4 por ciento de los ciudadanos consultados estimó que esa población penal debe cumplir sus sanciones en lugares diferentes a los destinados a los presos comunes.

Además, el 86,6 por ciento consideró que a los militares condenados por crímenes de lesa humanidad se le deberían quitar los rangos y las garantías que tienen los oficiales en retiro que no han sido sancionados por la ley. El 12 por ciento manifestó que deben preservar tales privilegios.

El estudio mostró que también el 74,5 por ciento de las personas está de acuerdo con el cierre del exclusivo penal Cordillera, ordenado días atrás por el presidente Sebastián Piñera, en medio de una avalancha de críticas por las comodidades de que disfrutaban allí una decena de militares de alto rango sancionados por crímenes cometidos durante la dictadura.

Un 19,9 por ciento dijo estar en desacuerdo con la decisión del mandatario, rechazada también por la cúpula de los gubernamentales partidos de derecha.

Según la encuesta, el 57 por ciento de las familias chilenas estimó que Piñera clausuró el penal para pavimentar su postulación para los comicios presidenciales de 2017, pese a que ha dicho no tener intención de aspirar nuevamente a La Moneda.

De la decena de presos del penal Cordillera, nueve fueron trasladados a Punta Peuco a fines de agosto. Uno de los reos, el general Odlanier Mena, ex primer jefe de la Dirección Nacional de Informaciones, policía secreta de Pinochet, se suicidó horas antes de que se hiciera efectivo el cambio de prisión.

Los privilegios de que disfrutan los reos en Punta Peuco, donde disponen de toldas y parrillas para asados, entre otras facilidades, también han sido blanco de críticas de políticos, agrupaciones de derechos humanos y otras voces de la ciudadanía.

Comentarios con Facebook