Ecuador busca alternativas ante posible crisis económica en EE.UU.

Resalta Correa becarios en el exterior como esperanza de Ecuador

Quito, 25 oct (PL) A raíz de la reciente paralización del gobierno de Estados Unidos, Ecuador elaboró un plan de contingencia y busca hoy fuentes alternativas de financiamiento para enfrentar una posible crisis económica en el país norteño.

Trabajamos también con el Banco Europeo de Inversiones, con el Exim Bank de China y con el Fondo de Desarrollo de Abu Dhab, de los países árabes, confirmó el ministro de Finanzas, Fausto Herrera, citado este viernes por el diario El Telégrafo.

Hasta el momento, las fuentes tradicionales de financiamiento del país andino, cuya economía está dolarizada desde hace 13 años, han sido la Corporación Andina de Fomento, el Banco Interamericano de Desarrollo, y el Banco Mundial, apunta el periódico.

De acuerdo con Herrera, durante los 16 días que estuvo paralizado el gobierno estadounidense por desavenencias entre republicanos y demócratas en torno al techo de la deuda, Ecuador debió hacer uso de ciertas provisiones de liquidez y acelerar los desembolsos de algunos proyectos ya presupuestados.

El economista Fidel Márquez elogió la iniciativa del gobierno de contar con un plan de contingencia que no esté vinculado a organismos dependientes del comportamiento de la economía norteamericana.

Estados Unidos es el principal socio comercial de la nación andina, por lo que si llegara a generarse un shock en la economía norteamericana, tendríamos un impacto directo en nuestros ingresos del exterior, advirtió Márquez.

En igual sentido se pronunció el analista Fabricio Reyes, quien apoya la búsqueda de financiamiento a través de otros organismos internacionales de crédito distintos a los ya tradicionales.

Los países árabes son economías emergentes que en estos momentos están bien posicionadas. Además, China tiene el mayor crecimiento económico mundial, con 7,8 por ciento del Producto Interno Bruto aproximadamente, declaró Reyes a El Telégrafo.

Según expertos, la ley aprobada por el Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos la semana pasada, luego de que los republicanos cedieron en sus esfuerzos por condicionar su aval a cambios en la ley de salud del mandatario, solo es un respiro, pues la crisis y los enfrentamientos políticos no cesarán.

Advierten además que el gobierno estadounidense tiene fondos hasta el 15 de enero y el tope de la deuda aumentó hasta el 7 de febrero, por lo que pudiera ocurrir otra parálisis a principios del próximo año.

Comentarios con Facebook