Vaticano prepara intervención ante ONU por casos de pedofilia

20130822-112514

 

Roma, 15 ene (PL) El Vaticano se prepara para una intervención ante el Comité de la ONU sobre Derechos del Niño para explicar los casos de abusos sexuales cometidos por religiosos contra menores en las últimas décadas.

Un comunicado de la Santa Sede señala hoy que el obispo Charles Scicluna, conocido por su severidad en ámbitos católicos, fue el designado para el encuentro con la organización con sede en Ginebra.

Tras una reunión con el enviado especial de la Iglesia católica, el citado órgano elaborará un informe sobre casos de pedofilia, con datos de los 193 estados de Naciones Unidas, incluido el Vaticano.

Las explicaciones de Scicluna se basarán en un cuestionario de preguntas enviado en noviembre pasado a la Santa Sede por el referido comité, el cual deberá analizar el cumplimiento por el estado más diminuto del orbe de la convención para proteger al menor.

Desde 1995, la Iglesia católica ordenó informar sobre todos los casos de abusos de niños cometidos por religiosos a la Congregación de la Doctrina de la Fé, pero en 2011 debió requerir el análisis de los casos ante los tribunales ordinarios de cada país.

Jorge Mario Bergoglio, quien al asumir en marzo pasado como nuevo Obispo de Roma prometió resolver el asunto de los abusos, orientó en diciembre último la creación de una comisión, apoyada en un grupo de consejeros de ocho obispos, para ayudar a las víctimas.

La comisión dirigiría programas para proteger a infantes, crear cursos especiales para personal religioso que labora con menores y para apoyar a las víctimas de los abusos y a sus familiares.

Pese a presentaciones públicas de perdón hechas por el fallecido Juan Pablo II y Benedicto XVI, la ONU espera mayores compromisos del Vaticano respecto a los religiosos pedófilos, en especial, la necesidad de exponer con transparencia todos los casos.

La dirección de la Iglesia católica aclara, no obstante, que como uno de los estados miembros de Naciones Unidas, no tiene jurisdicción legal para encargarse de casos de abusos fuera de esa pequeña nación situada en la capital italiana.

Medios de prensa locales recuerdan que obispos como el estadounidense Robert Flinn se mantienen en sus puestos de trabajo, pese a ser condenado en 2012 por un caso de abuso de menores.

Las denuncias de abusos sexuales cometidos por miembros del clero se hicieron más visibles en 1990, primero en Irlanda y Estados Unidos y luego se extendieron a todo el orbe.

Además, la comisión de la ONU espera criterios sobre el caso del líder de la agrupación ultraconservadora Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quien abusó de hijos de sus dos esposas, mientras tenía una fuerte adicción a la morfina y practicaba negocios sucios.

El informe que elaborará Naciones Unidas de ninguna forma será vinculante, pero de ser negativo puede dañar la imagen de la Santa Sede, considera la prensa local.

Comentarios con Facebook