Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Dieta alta en azúcar duplica riesgo de enfermedades del corazón

AZUCAR

Washington, 5 feb (PL) El consumo excesivo de azúcar aumenta la obesidad, la diabetes y duplica el riesgo de muerte a causa de enfermedades cardiovasculares.
“El riesgo de muerte relacionada con una enfermedad del corazón se incrementa exponencialmente a medida que aumenta el consumo de azúcar añadido”, explicó Quanhe Yang, uno de los autores de una investigación divulgada en la revista científica JAMA Internal Medicine.
De 2005 a 2010 los adultos estadounidenses consumieron un promedio de 15 por ciento de sus calorías diarias (cerca de 300 calorías al día) provenientes de azúcares añadidos, agregó Yang, investigador del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.
La cifra, según el doctor, es mucho más alta de lo recomendado por la Asociación Americana del Corazón, que aconseja a las mujeres consumir no más de 100 calorías al día provenientes de azúcares añadidos (seis cucharaditas de azúcar), mientras a los hombres les recomienda consumir no más de 150 calorías diarias (alrededor de nueve cucharaditas).
De acuerdo con los especialistas, bizcochos, galletas, helados, chocolates, refrescos, zumos, bebidas energéticas e isotónicas son las principales fuentes de azúcar añadido. La sacarosa de frutas y verduras frescas no se considera añadida.
La investigación halló que las personas que reciben más del 21 por ciento de las calorías del azúcar añadido duplican el riesgo de muerte relacionada con el corazón, en comparación con quienes consumen menos del 10 por ciento.
Para aquellos cuya ingesta de azúcar fue de aproximadamente 19 por ciento, el riesgo de morir por enfermedades del corazón fue de aproximadamente 38 por ciento más alto.
Este estudio es el primero en relacionar a nivel nacional la cantidad de azúcar que los adultos estadounidenses comen a su riesgo de morir por enfermedades del corazón, después de tomar en cuenta el peso, la edad, la salud, el ejercicio y la dieta.
El azúcar puede aumentar la presión arterial y aumento de peso, ambos factores de riesgo para enfermedades del corazón, o elevar el colesterol malo y los triglicéridos, y bajar el colesterol bueno. También disminuye la resistencia a la insulina, un factor en la diabetes, o aumenta la acumulación de grasa en el hígado.

Comentarios con Facebook