El precio de ser futbolista

xcelaya.jpg.pagespeed.ic.9nqZfu7yPD
Jorge Lazcano

El pasado Martes 11 de Marzo el conjunto de Puebla comandado por su capitán, Luis Noriega, mencionó, en conferencia de prensa, que el dueño del equipo, Jesús López Chargoy, les debe sueldos desde el mes de noviembre, dejando a los jugadores sin cobrar ya cerca de 4 meses.

La problemática radica no sólo en los meses que no cobran los jugadores, sino en la grave dificultad que están enfrentando varios equipos de primera división: Querétaro, Chiapas y Puebla.

Tal parece que estamos desgarrando la Liga Bancomer y se vislumbran las carencias de ésta, ya que no sólo los dilemas provienen desde la primera división; también las penumbras de la liga de ascenso son mortales.

Existen alrededor de seis equipos de la liga de ascenso que no han cobrado y  se encuentran en completo abandono, inclusive  algunos equipos tienen que hospedarse en hoteles insalubres y, si el jugador es titular tiene la oportunidad de dormir en la cama, todos los demás jugadores y cuerpo técnico duermen en el piso, algo que llega a afectar los derechos humanos.

El caso de Celaya abre las puertas del abismo, ya que con dos meses de retraso los jugadores se manifestaron el sábado por la noche en Mérida; sin embargo no es el único equipo que sufre de falta de pago, lamentablemente la liga de ascenso no está diseñada para 15 equipos, lo que ocasiona que varios conjuntos no alcancen a pagar sueldos y, si es el caso, cuando ascienden los equipos los venden y trasladan de sede como fue el caso de Querétaro y Jaguares.

Hoy día tenemos que preguntarnos ¿Qué es mejor para el fútbol mexicano?, muchos dicen que la multipropiedad es un conflicto que debe erradicarse para no generar dudas en el fútbol mexicano; sin embargo, no existen compradores que se arriesguen y adquieran un club ya que el más barato, con todos los gastos de logística, anda en los 130 millones de pesos y, sin el apoyo del gobierno se vuelve un suplicio para los dueños quienes terminan por no pagar sueldos, quebrar o vender el equipo.

Todo esto pasa en la magnífica Liga Bancomer y mientras tanto, la afición  y los propios jugadores son los  que sufren por no saber qué va a pasar si ganan, pierden, ascienden, descienden o si los cambian de sede; pero no nos tenemos que poner nostálgicos por “errores humanos” o malas organizaciones por parte de Decio de María y Justino Compean, ya que , según el ranking de la FIFA, la liga MX ocupa el 10 lugar en el mundo y la selección el lugar 20 ¡URRA!.

En fin, la Liga Mexicana aún..camina.

 

Comentarios con Facebook