Fondo mundial destina US$600 millones para prevenir el sida y otras enfermedades en América Latina

sida_7
Entidad financiera creada en 2002 para captar recursos que permitan controlar pandemias mediante asociación entre gobiernos, sociedad civil, sector privado y comunidades afectadas, se reunió en Ecuador para analizar la distribución de los recursos y priorizar las tareas del año.

Quito. El Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria destinará US$600 millones para América Latina y el Caribe, con el objetivo de financiar proyectos destinados a prevenir y tratar estas enfermedades, anunció el jefe regional del organismo, Silvio Martinelli.

“Los donantes del fondo entregaron en total US$12.000 millones para los próximos tres años y de éstos casi US$600 millones son para América Latina y el Caribe. Esta cifra supera la cantidad que la región recibió en los últimos cuatro años”, explicó el personero, quien participó en Quito en una reunión para definir las asignaciones por países.

El fondo mundial es una entidad financiera creada en 2002 para captar recursos orientados a controlar estas pandemias mediante la asociación entre gobiernos, sociedad civil, sector privado y comunidades afectadas por las enfermedades. Martinelli explicó que los recursos se distribuirán de acuerdo con el nivel de ingresos y la carga de afectados en cada país.

Datos del Programa de Naciones Unidas para el sida en Latinoamérica señalan que 76% de las personas con VIH reciben tratamiento.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 36 millones de personas están infectadas por VIH en el mundo, mientras que cerca de 60 millones personas mueren al año por malaria y unos dos millones por tuberculosis.

Martinelli indicó que los estados miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a reducir la incidencia de VIH- Sida, malaria y otras enfermedades desatendidas hasta 2015, lo que en Latinoamérica y el Caribe se tradujo en “avances concretos” en comparación con 2003.

El responsable destacó, por ejemplo, que América Latina y el Caribe tienen una cobertura más alta en tratamiento antirretroviral (TAR) frente a regiones de mayor desarrollo, mientras que datos del Programa de Naciones Unidas para el VIH-Sida (ONUSIDA) en Latinoamérica señalan que 76% de las personas con VIH reciben tratamiento.

“Tenemos que buscar a las personas que no están recibiendo tratamiento porque no saben de su condición, no tienen acceso a servicios de salud o son víctimas de actitudes discriminatorias. Es muy importante insistir para que el gobierno y la sociedad miren la necesidad de incluir a estos grupos”, afirmó.

En la región 1,5 millones de personas viven con VIH, en tanto que alrededor de 50.000 mueren cada año. Sin embargo, ONUSIDA sostiene que la mortalidad disminuyó 36% desde 2005.

Comentarios con Facebook