El Salvador; Violencia, diálogo y la Interpol tras Francisco Flores

cinta-policia
Por Odalys Troya

San Salvador, 10 may (PL) La búsqueda de caminos para frenar la violencia y el diálogo para lograr acuerdos de nación con miras al nuevo período de gobierno del FMLN fueron temas de gran interés esta semana en El Salvador.
Sin embargo, quizás el más esperado, más debatido y que más trascendió los límites del país fue la orden de captura por la Interpol contra el expresidente Francisco Flores (1999-2004), acusado por peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia a particulares.
Con la difusión roja de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), Flores se convierte en el primer exgobernate salvadoreño prófugo de la justicia, buscado por el mundo por delitos de corrupción.
También es el primero en la historia salvadoreña en ser acusado por robar recursos destinados a poblaciones que habían sufrido embates de la naturaleza como los terremotos de enero y febrero de 2001 y los del huracán Mitch, que azotó al país en 1998.
Desde este viernes, el exgobernante es buscado por la Interpol en los 190 países miembros de esa organización y cuya fotografía aparece junto a la de otros prófugos de la justicia en la página http://www.interpol.int/en.
Flores, que según la fiscalía se habría apropiado ilícitamente de unos 5,3 millones de dólares, presuntamente y según varias fuentes se refugia en Panamá, en una casa de la expresidenta Mireya Moscoso (1999-2004), donde se dice solicita asilo político.
En caso de que Flores no se entregue a la justicia, se le declararía en rebeldía y se le aplicaría la pena completa más una tercera parte, en correspondencia con los cargos que se le imputan.
Una comisión especial de la Asamblea Legislativa que investiga el caso desde enero pasado, determinó que el expresidente cometió además los delitos de cohecho impropio, negociaciones ilícitas, actos arbitrarios, lavado de dinero y activos y falso testimonio.
Ante dicha comisión, Flores admitió gestionar, recibir y distribuir ayuda monetaria de Taiwán de forma personal, de la cual no hay registro alguno.
Además, y teniendo en cuenta las declaraciones de otros testigos, miembros de su gabinete y de su partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) se estima que ocupó para su beneficio unos 80 millones de dólares que llegaron al país como donativos desde Taiwán.
El diputado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) Benito Lara, miembro de la comisión parlamentaria, subrayó que la cifra por enriquecimiento ilícito contra el expresidente Francisco Flores se ha quedado corta.
Considera también, que otras personas de alto nivel tuvieron que haber participado en la probable apropiación de esas sumas millonarias.
Al decir del presidente del país, Mauricio Funes, El Salvador tiene la oportunidad histórica de desmontar uno de los eslabones claves del sistema oligárquico de poder, al referirse a este y otros hechos de corrupción que se han comenzado a investigar en su gobierno.
En particular se refirió al caso Flores del que dijo no tiene precedentes en el país y “no porque se haya acusado a un exmandatario”, sino porque “estamos ante la oportunidad histórica de desmontar un modus operandi”.
Este caso, dijo Funes, puede llevar a la erradicación de la práctica de corrupción de este sistema que “ya no queremos para nuestro país nunca más”.
En este contexto, sigue en el país la búsqueda de herramientas para poner fin a la ola de violencia de las últimas semanas atribuida a la ruptura en la tregua entre las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha.
El gobierno, las iglesias y organizaciones no gubernamentales analizan las vías para dar tranquilidad al pueblo salvadoreño, en un nuevo espacio de pláticas.
Al mismo tiempo, la comisión de traspaso de gobierno del FMLN, con el vicepresidente electo Ôscar Ortiz a la cabeza, mantiene reuniones con una amplia representación de sectores para buscar acuerdos de interés nacional en torno a los principales problemas de la nación.
El desarrollo económico y social, la lucha contra la violencia y la gobernabilidad son los principales acápites de estos encuentros que esta semana sentaron en la misma mesa, y por segunda vez, a representantes de la comisión del partido de izquierda y a la Asociación Nacional de la Empresa Privada, cercana a Arena.

Comentarios con Facebook