Continúa investigación contra Trump

Washington, 26 may (Prensa Latina) La convocatoria de un gran jurado para investigar presuntos delitos penales del expresidente estadounidense Donald Trump abre hoy interrogantes sobre si será objeto de acusaciones que lo lleven a la cárcel.


Según el diario The Washington Post, el fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr, podría tener pruebas de un delito, sino del expresidente, sí de alguien cercano a él o de su empresa.


Las indagaciones ocuparon la mayor parte de su estancia en la Casa Blanca y ahora la justicia debe decidir si se deben emitir acusaciones pese a que Trump alega que “esto es una continuación de la mayor caza de brujas de la historia de Estados Unidos”.


Trump, quien se atribuye un gran éxito en sus años de gobierno, lamentó que la acción “es puramente político, y una afrenta a los casi 75 millones de votantes que me apoyaron en las elecciones presidenciales, y está siendo impulsado por fiscales demócratas altamente partidistas”.


Vance coordina su indagación con la fiscal general de Nueva York,  Letitia James, la cual anunció la semana pasada que pesquisa la Organización Trump en una “capacidad criminal”, así como una “capacidad civil”.


Los magistrados buscar tener elementos punibles sobre si la Organización Trump infló el valor de sus propiedades a prestamistas y aseguradoras y si pagó la cantidad adecuada de impuestos, un tema que mantiene en la atención los estadounidenses desde que el magnate neoyorquino saltó a la política.


El nuevo gran jurado probablemente revisará la información cuando se reúna tres días a la semana durante seis meses. Entre las pruebas que revisará se encuentran ocho años de declaraciones de impuestos de Trump, indicó el diario The Hill.


Estos grupos, precisó, suelen encargarse de estudiar las pruebas para determinar si hay causa probable para acusar a una persona o entidad de un delito.


Los demócratas lucharon con la Casa Blanca durante los cuatro años del mandato del republicano en un intento de obtener sus declaraciones de impuestos, algo a lo que este se negó alegando que estaba bajo auditoría, lo que según la ley no le impedía una respuesta.


Si se probara algún delito, eso pudiera apartar al exmandatario de una posible tercera carrera por la Casa Blanca y es muy probable, que el número de votantes que lo siguieron en 2020, 75 millones, se reduzca drásticamente, aseguran expertos.