Comisión Europea acusa al FMI de lavarse las manos

Helsinki, 7 jun (ULAN-PL) El vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn, acusó hoy aquí al Fondo Monetario Internacional (FMI) de pretender lavarse las manos en torno a la gestión de la crisis griega.

Rehn consideró injusto e ilógico que el FMI pretenda ahora culpar a la Unión Europea (UE) por los errores cometidos en el plan de rescate a Grecia, en alusión a un reciente informe del organismo multilateral sobre el tema.

“No me parece justo ni razonable que el FMI esté tratando de lavarse las manos y tirar el agua sucia sobre los hombros de Europa”, subrayó el comisario europeo durante un foro económico que se celebra en la capital finlandesa.

Según Rehn, en este complejo asunto la UE y el FMI deben entrar y salir juntos, siguiendo el principio de cooperación transatlántica.

La CE expresó la víspera su desacuerdo con la visión del Fondo en torno al primer rescate financiero a Grecia en 2010.

Según el portavoz del Ejecutivo comunitario para Asuntos Económicos y Monetarios, Simon O’Connor, las críticas del FMI referente a los esfuerzos para reformar radicalmente la economía griega y volverla a la senda del crecimiento están totalmente equivocadas y carecen de fundamentos.

Al respecto, precisó que la CE rechaza en particular dos puntos del citado informe, los cuales sostienen que la quita aplicada al sector privado griego sobre la deuda pública debió ejecutarse antes, y que no se impusieron suficientes reformas estructurales al país para apuntalar su economía.

Frente a ello, O’Connor manifestó que el informe ignora la interconexión que existe entre los países de la Eurozona, ya que una quita adelantada hubiera podido suponer un contagio sistémico, además de debilitar la reestructuración de la deuda griega.

Una quiebra sin control de Grecia hubiera tenido consecuencias devastadoras no solo para el bloque, sino para la propia Grecia, puntualizó.

Por su parte, el FMI considera en su informe que tuvieron lugar importantes errores en el programa de rescate, de los cuales culpa a los griegos y a la Unión Europea.

De acuerdo con el Fondo, ninguno estaba preparado para la crisis y las difíciles alternativas a la vista, incluida una fuerte reestructuración de la deuda.

Asimismo, el FMI consideró que se sobreestimó tanto la sostenibilidad de la deuda como la capacidad de Atenas para poner en marcha reformas estructurales, al tiempo que existían problemas de coordinación sobre los 110 mil millones de euros del rescate.

El FMI forma parte de la llamada troika de acreedores internacionales de Grecia, junto con la CE y el Banco Central Europeo, y participó en el controvertido programa de asistencia.

Comentarios con Facebook