Expertos rusos sugieren involucrar a Acnur en caso Snowden

Edward Snowden

Moscú, 4 jul (PL) El criterio de que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) participe en la solución del caso del exempleado de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense Edward Snowden fue reiterado hoy por personalidades rusas.
Consultado por la agencia Interfax, el jefe del Servicio Federal Migratorio del país eurasiático, Konstantín Romodánovski, estimó  necesaria y posible esa participación para hallar una salida a la situación del perseguido político del gobierno de Estados Unidos.
Sobre la base de su experiencia, Romodánovski insistió en que la Acnur puede contribuir a la búsqueda de una salida para el joven de 29 años que desveló secretos del espionaje cibernético de Washington contra sus ciudadanos y contra todo el planeta.
Esta acción del país que se considera un defensor de los derechos humanos originó una persecución que obligó a Snowden a viajar sin visa desde Hong Kong al aeropuerto de Sheremetievo, en Moscú, donde se encuentra desde el 23 de junio.
Sin visado y con el pasaporte anulado por el gobierno de su país, el perseguido político no puede entrar en la frontera rusa ni comprobar un boleto para continuar viaje, a pesar de que según diversas fuentes solicitó asilo político en 20 países.
Una opinión coincidente con la de Romodánovski expresó Vladimir Lukin, Defensor del Pueblo de Rusia, quien redundó en la importancia de apelar a la oficina especializada de Naciones Unidas para solicitarle que asuma este asunto.
Por su parte, Mijail Fedotov, presidente del Consejo de Derechos Humanos adjunto al Kremlin, respaldó la iniciativa de Lukin.
Sería beneficioso que Acnur tome cartas en este caso, sobre todo porque Snowden tiene problemas con la documentación, según observó Fedotov.
Acnur tiene entre sus atribuciones expedir documentos de viaje en casos extremos, según indica el documento Guía Práctica de Naciones Unidas.
Los temores de Washington y sus aliados a las revelaciones de Snowden les hizo creer que este había salido de la zona de tránsito de Sheremetievo, donde se encuentra, y que tras supuestamente atravesar la ciudad logró llegar al aeropuerto presidencial de Vnúkovo, a más de 50 kilómetros de distancia.
Este supuesto y la idea infundada de que había partido en el avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, originó un escándalo global porque presionados por Washington, Francia, España y Portugal cerraron su espacio aéreo al paso del mandatario.
Tal acto violatorio del derecho internacional originó protestas y críticas contra los gobiernos de estas naciones europeas y, sobre todo, para Estados Unidos.
El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia publicó hoy una nota en la que advierte que la negación del permiso de sobrevuelo pudo poner en peligro la seguridad de los pasajeros que viajaban en el avión presidencial, incluido el jefe de un Estado soberano.
Las acciones de Francia, España y Portugal difícilmente pueden considerarse amistosas con Bolivia y también con Rusia, de donde procedía el presidente boliviano al término de su visita a Moscú, concluye la nota de la Cancillería.

Comentarios con Facebook