Pablo Neruda y la ciencia forense: ¿certeza de un crimen?

Por Fausto Triana

Santiago de Chile.- La ciencia forense de la vida real sonrojó a los “expertos” de las series estadounidenses de televisión CSI con el expediente de Pablo Neruda. Pasaron 44 años y está a punto de descubrir un crimen.
Un simple molar rescatado de sus restos mortales pudiera revelar, como todo apunta, que Neruda, el chileno que ha hecho suspirar a generaciones enteras con sus poemas de amor, fue asesinado.
Sería un hito histórico para las ciencias forenses y de algún modo la esperanza, si bien tardía, de que la verdad termina abriéndose paso. No murió de causas naturales y hay indicios de sustancias bacteriológicas letales en sus vestigios.
El autor de Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada falleció el 23 de septiembre de 1973, pero siempre existió la sospecha de que pudo ser asesinado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet.
Los forenses han dado dos pasos históricos luego del II Panel Genómico-Proteómico efectuado en Santiago con participación de 16 expertos de seis países a finales de octubre.
Primero laboratorios de Murcia, España, encontraron en 2015 en las osamentas del vate estafilococo dorado, una sustancia tóxica altamente venenosa.
Ahora, el Centro de ADN de la Universidad de Hamilton, Canadá, descubrió en un molar de Neruda restos de Clostridium botulinum, otra sustancia letal. Seguirán millones de test, también en laboratorios de Copenhague, Dinamarca, los próximos seis meses a un año.
El problema futuro es determinar si esas bacterias fueron inducidas para consumar un crimen o las adquirió accidentalmente antes de perder la vida, en la también sospechosa clínica Santa María de esta capital.
Amable pero sin mover una pestaña al responder a preguntas de Prensa Latina, el Ministro chileno en Visita Especial para el caso de Neruda, el juez Mario Carroza, comentó que es muy relevante el hecho de que el poeta no murió de causas naturales.
Carroza consideró importante tener nuevos elementos que llevan a realizar otro tipo de análisis. “Hemos avanzado y vamos en la dirección correcta para determinar que sucedió con Neruda”.
La denuncia de su chofer y ayudante personal Manuel Araya en 2011 encontró por fin un lugar de impacto internacional. Llevaba años de peregrinación y nadie lo escuchaba.
Hasta que una entrevista con la revista mexicana Proceso destapó la Caja de Pandora.
“La prudencia exige un tiempo para madurar lo que ellos nos entregan. De todas formas el expediente va a continuar y profundizaremos en las diligencias”, recalcó el juez Carroza.
“No nos sorprende que aparte del estafilococo dorado apareciera otra bacteria. Espero que el plazo de los forenses no demore mucho y así podamos llegar a conclusiones en el tema”, apostilló el magistrado
Con la cautela propia de su responsabilidad, supo además que los expertos descartaron que Neruda haya fallecido por caquexia cancerosa -como aparece en su certificado de defunción-, lo cual deberán revisar y estudiar en los próximos días.

MADEJAS FORENSES

Clostridium botulinum es el nombre de la bacteria hallada en el molar del Premio Nobel de Literatura, y si bien el científico español Alvaro Luna recalcó que no era necesariamente asociada al envenenamiento, otras fuentes aseguran que sí.
Usted puede tener en la suela de su zapato una toxina botulínica, señaló Lunar.
Sin embargo, una abogada que pidió el anonimato relató a Prensa Latina que se trata de una bacteria altamente venenosa que según varios procesos judiciales, fue usada por agentes de la dictadura de Pinochet contra prisioneros opositores.
“Hemos sido unánimes en todos los criterios relatados y sin lugar a  duda, Neruda no falleció como consecuencia del cáncer de próstata que padecía”, apostilló el doctor Luna, en calidad de vocero del Panel.
El propio Luna y Henrik Poinar, profesor canadiense de la Universidad de Hamilton, Ontario, confesaron que se trata de un hecho extraordinario por la personalidad del caso y el reto genómico toxicológico forense.

FAMILIA NERUDA

La familia de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto (el verdadero nombre de Neruda), se manifestó exultante y triste al mismo tiempo.
“Llevamos mucho tiempo esperando por esta verdad y si bien ahora nos ofrece cierto consuelo, es muy triste. Ya es un hecho de que mi tío no murió por causas naturales”, admitió Rodolfo Reyes Muñoz, sobrino de Neruda.
Se falseó el certificado de defunción, ya no tenemos la menor duda de que fue asesinado, enfatizó Reyes Muñoz.
El cuerpo de mi tío habló en la forma poética, la forma romántica de Neruda, quería decir algo y lo logró, lo logró porque es una realidad que en la muerte de Neruda hubo intervención de terceros, completó.
En conversación con Prensa Latina, el letrado Eduardo Contreras, que lleva el caso por el Partido Comunista al cual pertenecía Neruda, remarcó que las valoraciones del Panel son demoledoras.
“Conocer que no murió de caquexia cancerosa (falta de apetito, debilidad y pérdida de peso), apunta directamente al doctor Sergio Drapper como uno de los presuntos culpables del asesinato del poeta”, sentenció Conteras.

Deja tu comentario