Acusan a Trump por represión a protesta en la Casa Blanca

Washington, 5 jun (Prensa Latina) La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y Black Lives Matter presentaron una demanda contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por la represión a una protesta cerca de la Casa Blanca, destacan hoy medios locales.


Los grupos denunciaron en su acusación el uso de escudos antidisturbios por parte de agentes de la policía militar y de Estados Unidos, incluidos spray de pimienta, cartuchos de humo y proyectiles de goma o plástico.


La demanda federal plantea que la orden Trump violó los derechos constitucionales de libertad de expresión de los manifestantes, en su mayoría pacíficos, y reunidos 30 minutos antes de que entrara en vigor el toque de queda en esta capital el 1 de junio.


Según las organizaciones, el mandatario y su administración autorizaron un ataque francamente criminal a los participantes el martes en una movilización próxima a la Casa Blanca con el objetivo de permitir que el presidente se tomara una foto sosteniendo una Biblia frente a la histórica Iglesia de St. Johnâ€Ös.


Trump debía caminar a través de la plaza Lafayette hasta la iglesia que resultó  dañada por el fuego la noche anterior y para que eso ocurriera tendrían que despejar el lugar. El fiscal general William Barr dio la orden de dispersar a los manifestantes.


La demanda, que también acusa a Barr, fue presentada la víspera por la ACLU del Distrito de Columbia, el Comité de Abogados de Washington y el Comité de Abogados por los Derechos Civiles en virtud de la ley.


Sobre el incidente el exsecretario de Defensa James Mattis, quien renunció al cargo en 2018 por sus diferencias con Trump, expresó que en realidad nunca soñó que las tropas recibirían “bajo ninguna circunstancia la orden de violar los derechos constitucionales de sus conciudadanos”.


El exjefe del Pentágono consideró que “militarizar nuestra respuesta, como vimos en Washington D.C., crea un conflicto entre la sociedad militar y civil”.


“Donald Trump es el primer presidente en mi vida que no intenta unir al pueblo estadounidense, ni siquiera pretende hacerlo. En lugar de eso trata de dividirnos”, afirmó Mattis.