Revelan plan de EE.UU. para poner en marcha golpe de Estado en Nicaragua

Managua, 31 jul (Prensa Latina) El gobierno de Estados Unidos tendría elaborada una estrategia para poner en marcha un golpe de Estado en Nicaragua en los próximos dos años, reveló hoy el programa “Sin Fronteras”, de radio La Primerísima.


El estelar espacio de esa radioemisora capitalina divulgó un plan orquestado y financiado por la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID), en colaboración con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), que buscaría provocar la desestabilización del país.


En ese plan se admite que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ganará las elecciones del 2021 de manera transparente y que la tarea de esas instituciones estadounidenses es proporcionar los recursos para crear las condiciones de una nueva intentona golpista.


Con ese propósito intentan involucran a la sociedad civil, medios de comunicación, empresarios y estudiantes.

La maniobra contempla la contratación de una empresa estadounidense, de la cual no se especifica su nombre, que ejecutaría acciones vandálicas que conduzcan a ese escenario antes, durante o después del 2021, a la vez que se establecen tres momentos que definen una “transición democrática en Nicaragua”.


El primero consiste en que el presidente Daniel Ortega renuncie tras crearse una nueva crisis política, el segundo que hayan elecciones anticipadas y gane la oposición, y por último que en el 2021 salga victoriosa las fuerzas contrarias al actual gobierno por la vía electoral.


El plan añade que una vez que asuma el poder, la oposición deberá dar persecución política a los militantes sandinistas, y disolver la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua, entre otras instituciones.


Enuncia igualmente que la presión interna ayudará a que se produzca mucho más rápido un golpe de Estado, por lo cual convoca a sus actores a profundizar la crisis política, económica y también sanitaria, creada en el contexto de la Covid-19.


Por otra parte, reconoce que pese a la cantidad de dinero que ha recibido la oposición nicaragüense por parte de Estados Unidos, no ha logrado la unidad en torno a un partido político o candidato.

Te puede interesar: