Tras caos en el Capitolio de EE.UU. se desmorona administración de Trump

Washington, 8 ene (Prensa Latina) La renuncia de miembros del gabinete y altos funcionarios de su administración dejan al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aislado sobre cómo enfrentar las consecuencias en los últimos días de su mandato.


La partida de las secretarias de Transporte, Elaine Chao; y  de Educación, Betsy DeVos, para evitar potencialmente una pelea desordenada sobre si invocar la 25ª Enmienda que permite a la mayoría de los miembros del gabinete despojar al presidente de sus poderes, es vista hoy por medios como The Hill como un fuerte indicativo del problema.


En su carta, DeVos calificó de desmesurado el ataque al Capitolio, incitado por el mandatario, y dijo que socavó sus presuntos logros. Tanto Chao como Devos estuvieron en la administración de Trump desde el principio.


Otras renuncias notables incluyen al exjefe de personal de la Casa Blanca Mick Mulvaney, quien renunció a su puesto de enviado especial a Irlanda del Norte; y la jefa de personal de Melanie Trump, Stephanie Grisham.

Asimismo abandonaron al mandatario el secretario social de la Casa Blanca, Rickie Niceta; el director principal del Consejo de Seguridad Nacional para asuntos europeos y rusos, Ryan Tully; y Tyler Goodspeed, presidente en funciones del Consejo de Asesores Económicos del Gobierno.


“No puedo quedarme aquí, no después de ayer”, dijo Mulvaney citado por The Hill. “No puedes mirar eso ayer y decir que quiero ser parte de eso de cualquier manera o forma”, agregó.


Según el diario digital la indignación por los disturbios y la participación de Trump en la fustigación de la multitud que convocó a Washington para protestar por la victoria electoral del presidente electo Joe Biden crece cada hora.


Durante los incidentes, Trump fue a Twitter para hacer un llamamiento a las protestas pacíficas, pero también pareció regodearse de los disturbios civiles, al tiempo que expresaba su amor y admiración por los implicados, algo que destacan la mayoría de los medios del país.


El jueves el presidente emitió una declaración sobria y pregrabada, en la que explícitamente denunció los disturbios y admitió su derrota electoral. El mensaje fue grabado cuando se hizo evidente que podría ser procesado por incitar a la violencia en el Capitolio.


Los aliados del presidente lo abandonan en masa, con conservadores como el senador Tom Cotton (R-Arkansas), un posible aspirante a la presidencia en 2024, echándole la culpa directamente.


Mientras que a Trump sólo le quedan dos semanas de mandato, los legisladores de ambos lados del pasill debaten si debe ser removido de su cargo antes de eso.


El aislamiento es como una bola de nieve cuesta abajo y hoy los demócratas de la Cámara de Representantes buscan su impugnación, a lo que se suma que figuras como el senador Ben Sasse (R-Nebraska) dijo que consideraría votar para su destitución si la Cámara Baja lo hace, y el representante Adam Kinzinger (R-Illinois) solicitó que Trump sea destituido bajo la 25ª Enmienda.


Además de su aislamiento, el mandatario pierde terreno en el fuero partidista, lo que pudiera implicar un resquebrajamiento de la agrupación y el surgimiento de otro partido que se aleje de la tendencia pro-Trump, estiman expertos al valorar esa alternativa.


Según un artículo de BBC Mundo los miembros más conservadores e históricos del partido intentan arrebatarle el poder a Trump y sus aliados y de la escisión podría surgir otra agrupación con capacidad para competir con el duopolio de demócratas y republicanos.


Si los republicanos quedan divididos, esto va a fortalecer al presidente Joe  Biden”, dijo a BBC Mundo Steven Levitsky, profesor de Gobernabilidad de la Universidad de Harvard, lo que acentuará criterios de que el gobernante fue corrosivo para la tolda roja.


Hoy Trump es víctima de su propias posiciones cuando avivó las llamas e incitó el ataque al Congreso, y por eso será manchado para siempre con la brocha de oprobio de la historia, según un artículo de opinión que publica el sitio The American Conservative (TAC).


Su identidad presidencial comenzará y terminará con esta parodia. Y aún así, queda la inquietante pregunta de cómo fue capaz de movilizar a esa gente sobre la base de una mentira demostrable. Cualquiera que sea la respuesta, permanece inexplicablemente incrustada en los corazones de aquellos que perpetraron el salvajismo cívico, puntualizó TAC.