La trayectoria agrietada y sangrienta del extitular de la SSP, Jesús Morales Rodríguez

BST

El extitular de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla, Jesús Morales Rodríguez, dejó el cargo el pasado 14 de diciembre, pero con una muy mala imagen en la sociedad, pues en lugar de avances hubo deméritos en su gestión. Los 22 meses que ejerció el puesto Puebla se manchó más de rojo, las aceras se volvieron más peligrosas, asimismo el miedo acrecentó en todos los ciudadanos y ahora el panorama pinta deplorable, el cual deberá ser reparado con mucho esfuerzo, arduo trabajo y, especialmente con honestidad, ya que fue carente en dicho valor.

Desde su arribo al cargo fue reprobado, pues es el sobrino del exgobernador Melquiades Morales, aparte de la evidente influencia que tuvo para ser el “jefe” de la SSP, no tenía la suficiente experiencia y el dominio para enfrentar una gran tasa delictiva y criminal, siendo así, desde el principio hasta el final los resultados son deficientes y preocupantes.

Pese a su rotundo fracaso, Morales Rodríguez presumió que durante su administración Puebla se mantuvo en el número 22 dentro de las cifras a nivel nacional del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ya que inicialmente se encontraba en el 25.

Sin embargo, las cifras de violencia superan todo lo “bueno”, en 2017 radicaron mil 085 homicidios dolosos. Por otro lado, acorde al reporte del Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) “Información delictiva y de emergencias con perspectiva de género, en 2018 la entidad se colocó en el sitio 15 respecto al mayor número de feminicidios, pues sumó al agregar 15 casos, lo que representa el 2.7 por ciento del total de casos en el país, con un total de 538 casos.

También, en este año, en la cifra de mujeres víctimas de lesiones dolosas, Puebla se situó en la posición 20 con 530 casos. La mayoría de las víctimas abarcab una edad mayor a 18 años. Para el número de llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer, el acumulado nacional de enero al mes de agosto fue de 114 mil 187, de las cuales 6 mil 581 se concentraron en Puebla.

Un aumento del 70 por ciento declaró Petróleos Mexicanos (Pemex) en el número de tomas clandestinas de hidrocarburo ubicadas en Puebla entre enero y julio de 2018, en comparación con el mismo periodo de 2017, toda vez que los casos pasaron de 776 a 1 mil 318.

Dichos datos no fueron transparentados como se debía por parte de la SSP, pues la administración se caracterizó por la evasión ante la gama de problemas tan notorios en el estado como los asesinatos dolosos, feminicidios y el aumento y prevalencia de los “huachicoleros”.

En sus últimas declaraciones trató de no informar ni aclarar cifras de violencia y aseguró que sí hubo un avance a comparación del inicio de su gestión; de igual forma, hizo hincapié en su eficacia para combatir la delincuencia.

El extitular de la SSP minimizó los grandes daños ocurridos en 2017 y 2018; por ejemplo, dijo que los 29 homicidios registrados en una semana son el resultado de la pelea entre grupos criminales en el estado.

Desafortunadamente, a estas alturas por más que quiera resaltar “buenos” resultados en su trabajo, nadie le creerá, pues perdió toda credibilidad y ante las evidencias contrarias a su palabra no hay vuelta atrás.

Deja tu comentario