Denuncian a Boris Johnson de fallarle a británicos durante pandemia

Londres, 27 may (Prensa Latina) El Partido Laborista británico se hizo eco hoy de las críticas demoledoras vertidas por un exasesor del primer ministro Boris Johnson, y acusó al gobernante conservador de haberle fallado al país durante Covid-19.


El objetivo número uno de un primer ministro es mantener a salvo al público y creo que él (Johnson) no lo hizo, declaró Angela Rayner, vicepresidenta de la organización política opositora, en declaraciones a la cadena Sky News.


De acuerdo con la también legisladora, las acusaciones hechas la víspera por el exasesor de Johnson son muy graves y necesitan ser respondidas por el ejecutivo.


En una maratónica sesión de siete horas ante dos comités parlamentarios, el exasesor Dominic Cummings alegó que al comienzo de la pandemia el primer ministro trató de minimizar el riesgo de la amenaza sanitaria, y la calificó de cuento alarmista.


Cummings también aseveró que Johnson demoró de forma deliberada la imposición de los confinamientos, y corroboró versiones de prensa de que una en una ocasión dijo que prefería “ver cadáveres amontonados por miles” antes de decretar otra cuarentena en Inglaterra.


El exconsejero también enfiló los cañones contra el ministro de Salud, Matt Hancock, a quien acusó de mentirle al gabinete de gobierno y al público en múltiples ocasiones.    De acuerdo con Rayner, si antes se pensó que la respuesta del Gobierno a la Covid-19 era caótica, ahora se alega que el primer ministro desatendió de forma deliberada sus responsabilidades, a pesar de saber que la enfermedad iba a causar muertes innecesarias.


Johnson, quien a principios de este mes anunció que el año próximo habrá una investigación independiente sobre su manejo de la pandemia, evadió este miércoles responder preguntas directas de los periodistas sobre el tema.


Con cerca de cuatro millones 500 mil casos positivos a la Covid-19 y casi 128 mil muertos, Reino Unido es el país europeo más afectado por la enfermedad provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, y el quinto del mundo, después de Estados Unidos, Brasil, India y México