Se reúne Biden con familias de soldados muertos en Afganistán

Washington, 29 ago (Prensa Latina) El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunirá hoy con familiares de los 13 efectivos del Pentágono que murieron el pasado jueves en el atentado terrorista en el aeropuerto internacional de Kabul, capital de Afganistán.


El mandatario y la primera dama, Jill Biden, partieron hacia la base aérea de Dover, estado de Delaware, donde participarán en la ceremonia de entrega de los restos de los fallecidos y dialogará con las familias.


Según funcionarios estadounidenses, una filial del grupo extremista Estado Islámico conocida como ISIS-K fue responsable del bombazo suicida que dejó también más de un centenar de víctimas fatales del lado afgano.


El Departamento de Defensa dio a conocer ayer los nombres de los caídos, entre ellos dos mujeres, señaló que sus edades no sobrepasaban los 25 años y algunos eran de origen hispano.


Las fuerzas estadounidenses siguen en una carrera contrarreloj para evacuar a miles de connacionales y civiles afganos antes de que se cumpla el martes el plazo fijado por Biden para de la retirada total de las tropas, en medio del peligro de un nuevo atentado.


El mandatario estadounidense informó la víspera que luego de reunirse con su equipo de Seguridad Nacional existe un riesgo de que ocurra en las próximas horas otro ataque terrorista, lo cual consideró “altamente probable”.


Entretanto, al amanecer del sábado, las fuerzas de Estados Unidos ejecutaron un ataque aéreo con drones en la provincia afgana de Nangahar, donde eliminaron a dos objetivos de “alto perfil” del ISIS-K descritos como “planificadores y facilitadores”, aunque no proporcionaron nombres ni información adicional sobre sus identidades.


Esa es parte de la  reacción de Biden pues prometió “cazar” a los responsables del reciente ataque en el aeropuerto de Kabul a quienes “perseguiremos y haremos que paguen por esto”.


El del pasado jueves fue el día más mortífero para las tropas de combate estadounidenses en casi una década, y para el ocupante del Despacho Oval supuso el peor de su incipiente presidencia.
ga/dfm