Regiones del oeste de EE.UU. en alerta por calor extremo

Washington, 18 jun (Prensa Latina) Regiones del oeste de Estados Unidos se mantienen hoy en alerta a causa de la ola de calor extremo que afecta a varios , informaron autoridades.


Luego de una semana de ruptura de marcas de temperatura entre estas en Death Valley, California, donde un termómetro marcó 130 grados Fahrenheit (54 centígrados),  el gobierno local mantuvo este viernes la  alerta de energía eléctrica debido a la ola de calor extremo.


Expertos del clima señala que el fenómeno trajo a California temperaturas en junio que normalmente se presentan en agosto y septiembre y en algunos casos establecieron numerosos récord.


La víspera se registraron 111 grados Fahrenheit (43.8 centígrados) en Lancaster, 109 en Palmdale (42.7 c) y 109 en Paso Robles, todos ellos récords para un 17 de junio.


Según registros, en Palm Springs el termómetro alcanzó los 123 grados (50,5 c), una temperatura que empata el récord histórico para cualquier fecha en dicha ciudad.

Por otra parte, los bomberos alertaron que las extrema canícula y la sequía elevan el riesgo de más incendios en los estados del oeste del país.


La situación  coincidió con pronósticos del Servicio Nacional de Meteorología (NWS, por sus siglas en inglés) según los cuales unas 200 millones de personas, en especial el oeste hasta la frontera con Canadá experimentaría esta semana temperaturas de más de 90 grados Fahrenheit (32 centígrados) y 40 millones de más de 100 grados (38).


Mientras tanto, el diario The New York Times informó que una cúpula de calor está horneando Arizona y Nevada, donde los termómetross se dispararon por encima de los 115 grados Fahrenheit (46 c) esta semana y los médicos advierten que la gente puede sufrir quemaduras de tercer grado por el chisporroteo del asfalto.


En Arizona, Montana y Utah, los incendios forestales están ardiendo y aun no llegó el verano que generalmente es más dado a los fuegos.


“Todavía estamos muy lejos del pico de la temporada de incendios forestales y del pico de la temporada seca”, dijo Daniel Swain, un científico del clima de la Universidad de California en Los Ángeles. “Es probable que las cosas empeoren antes de mejorar”, advirtió.

Señaló el Times que el calentamiento global, impulsado por la quema de combustibles fósiles, lleva años calentando y secando el Oeste americano.

Ahora la región se está quemando bajo la combinación de una sequía que es la peor en dos décadas y una ola de calor que bate récords, puntualizó.


Según expertos, el calor extremo es la señal más clara del calentamiento global, y la más mortal. El año pasado, el calor mató al menos a 323 personas en el condado de Maricopa, que incluye a Phoenix, todo un récord.

Más noticias: