Trump visitará Kenosha tras protestas antirracistas

Washington, 30 ago (Prensa Latina) El presidente estadounidense, Donald Trump, visitará el martes la localidad de Kenosha, Wisconsin, luego de varios días de disturbios allí contra el racismo y la brutalidad policial, informaron hoy fuentes oficiales.


En esa área se ubicó el foco de tumultuosas protestas esta semana en apoyo a Jacob Blake Jr., el hombre negro baleado en la espalda por un policía blanco el domingo, y que aún está en cuidados intensivos con pocas posibilidades de volver a caminar.


La acción, considerada como uso excesivo de la fuerza por expertos citados por la prensa local, motivó la movilización de miles de personas en Kenosha y en varias ciudades estadounidenses, y aunque la mayoría de las protestas han sido pacíficas, hubo casos de saqueos, incendios y violencia.


Trump “se reunirá con las fuerzas del orden y examinará los daños de los recientes disturbios”, dijo un portavoz de la Casa Blanca.


Sin embargo Trump aprovechará la oportunidad para realizar actividades de proselitismo político en Wisconsin, un estado clave en las elecciones de noviembre, y donde Trump ganó por poco margen en las presidenciales de 2016.


Su rival, el candidato presidencial demócrata Joe Biden, lo supera en las encuestas en el estado, con un promedio de sondeos compilado a partir del sitio FiveThirtyEight que lo coloca a más de seis puntos por delante de Trump.


La víspera, centenares de manifestantes condenaron frente a la corte de Wisconsin la violencia policial y demandaron cambios.
Cuando marchaban hacia la corte en Kenosha, los participantes corearon  “ÂíSiete balas, siete días!”, al referirse a la cantidad municiones que Blake recibió en la espalda a quemarropa y el número de protestas diarias realizadas hasta ahora.


En dicha protesta, el padre de Blake hizo un llamado a favor de cambiar un sistema que “fomenta la brutalidad policial y la desigualdad racial”.


En declaraciones a la prensa el viernes dijo que el presidente no se ha comunicado con él, para expresarle su pesar por el ataque contra su hijo, y que el mandatario tampoco mencionó el hecho durante su discurso en la Convención Nacional Republicana el jueves.


Sin embargo, en dicha intervención desde la Casa Blanca para ese evento Trump condenó los “disturbios, saqueos, incendios y violencia” que según él ocurren en ciudades controladas por los demócratas.


Más de mil efectivos de la Guardia Nacional están desplegados en la zona, con órdenes de reprimir a los participantes en las protestas.


Los militares, que reforzaron a la policía local, tienen órdenes expresas de evitar un resurgimiento de los disturbios que convulsionaron a principios de semana dicha ciudad de 100 mil habitantes, ubicada a 65 kilómetros al sur de Milwaukee.

Más noticias: